8 formas de mejorar la última milla con una mejor organización del almacén

Para los almacenes y centros de distribución, encontrar formas de mejorar la última milla puede ser crucial para el éxito del negocio.
Serviap Logistics 8 ways to improve the last mile with better warehouse setup

Desde 2020, el comercio electrónico se ha expandido rápidamente, y la demanda sigue creciendo cada año. En un entorno comercial competitivo, la parte final de la cadena de suministro, cuando los productos llegan al consumidor, es fundamental. Por ello, encontrar formas de mejorar la última milla -como se la conoce- puede ser crucial para el éxito de una empresa.

Porque la última milla está directamente relacionada con la experiencia del consumidor y equivocarse puede tener graves consecuencias para la empresa.

VEA TAMBIÉN: 4 grandes razones para instalar barreras de protección de almacenes

Pueden ser económicos, en caso de que los productos lleguen dañados o caducados y haya que sustituirlos, o de reputación, dado que es probable que los consumidores insatisfechos dejen opiniones negativas en Internet y mermen las posibilidades de una empresa de atraer a más clientes. Del mismo modo, las opiniones positivas de clientes satisfechos pueden ser vitales para impulsar las ventas.

Según un informe de McKinsey, tres de cada diez consumidores están dispuestos a pagar por un envío premium. Pero hacerlo conlleva la expectativa de un servicio rápido y de alta calidad.

Por ello, las empresas que quieran captar y fidelizar nuevos clientes deben pensar en cómo mejorar el último tramo. Esto empieza por asegurarse de que la configuración del centro de distribución o almacén está totalmente optimizada, de modo que el procesamiento y envío de mercancías sea un proceso rápido y eficaz.

Si necesita que alguien le ayude a optimizar la instalación de su almacén en Brasil, México o Estados Unidos, póngase en contacto con nosotros .

Cómo configurar su almacén para mejorar la última milla

Un diseño adecuado del almacén es clave para un funcionamiento eficiente. Todo debe estar orientado a un único objetivo: permitir que las mercancías se procesen y salgan rápidamente, sin sacrificar la calidad del servicio ni las normas de seguridad.

Teniendo esto en cuenta, los ocho puntos siguientes destacan formas de mejorar la última milla y ayudar a alcanzar ese objetivo de forma constante.

Los puntos abarcan una serie de aspectos, como la selección y el uso adecuados de los espacios, la implantación de las últimas soluciones para almacenes y centros de distribución y el establecimiento de sistemas apropiados.

1) Ubicar los almacenes estratégicamente

Si se encuentra en la fase de planificación de un negocio o está pensando en abrir una nueva sede, una forma de mejorar la última milla es ubicar los almacenes o centros de distribución en función de dónde haya más demanda o se espere que la haya.

Para los clientes con sede cerca, esto podría reducir drásticamente los plazos de entrega, así como la posibilidad de que se produzcan errores de entrega, que a veces pueden ocurrir durante entregas de larga distancia de gran volumen.

Por supuesto, esto es algo que debe planificarse con antelación y con una visión a largo plazo. Porque antes de establecer un almacén o un centro de distribución en un lugar determinado, debe tener en mente dónde espera que estén las zonas de demanda a medio plazo, y no de forma inmediata.

2) Anticipar los flujos

El flujo interno de mercancías debe planificarse antes de poner en marcha una instalación, teniendo debidamente en cuenta el recorrido de las mercancías y los materiales desde que entran hasta que salen de una instalación.

En muchos casos, un flujo unidireccional ayuda a evitar la congestión al reducir el tráfico pesado y, por tanto, la congestión y la posibilidad de que se produzcan accidentes.

Una herramienta clave para señalizar el flujo es la instalación de una señalización adecuada en el almacén. Otro componente importante puede ser la colocación de marcas en el suelo del almacén.

3) Proporcionar suficiente espacio de almacenamiento

Una parte importante del espacio de un almacén o centro de distribución se dedicará a almacenar mercancías y materiales. Estas zonas deben ser fácilmente accesibles y tener mucho espacio para maniobrar.

En muchos casos, las mercancías almacenadas se guardarán en palés de distintos tamaños, que también deberán almacenarse cuando no se utilicen.

A la hora de planificar la distribución de un almacén, es esencial saber cuánto tiempo se almacenarán las mercancías y con qué frecuencia se recogerán o trasladarán para garantizar un uso óptimo del espacio.

4) Mantenga despejadas las zonas de gran caudal

La mayoría de los almacenes y centros de distribución se basan en un flujo de trabajo que implica la recogida de mercancías del almacén que posteriormente se utilizarán o enviarán y que normalmente requerirá la creación de áreas designadas donde se colocarán las mercancías recogidas antes de ser enviadas.

Imagen de archivo de Canva de puertas de muelles para acompañar un artículo sobre cómo mejorar la última milla.
Las puertas de los muelles deben mantenerse despejadas para facilitar la carga

A menudo, en una zona de picking se realiza algún tipo de preparación antes de enviar las mercancías, como envolverlas para mantenerlas seguras durante el envío y consolidarlas en envíos para su expedición.

Con el fin de mejorar la última milla en los envíos, es importante mantener estas zonas despejadas para realizar los envíos con rapidez y eficacia.

5) Automatizar en la medida de lo posible

Hoy en día, muchos almacenes trabajan con procesos automatizados e IA para hacer más eficientes los flujos de trabajo y aumentar la seguridad de las operaciones. Es el futuro de la logística.

La automatización de almacenes incluye el uso de vehículos guiados o robots autónomos, que permiten enviar las mercancías a su destino final con mayor rapidez.

La automatización no sólo hace que los procesos sean más eficientes, sino que también ayuda a evitar errores humanos y a aumentar la seguridad de las operaciones, lo que por extensión contribuye a mejorar la última milla.

6) Utilizar sistemas inteligentes de gestión de almacenes

Los sistemas de gestión de almacenes pueden hacer uso de la inteligencia artificial, el big data y la automatización para simplificar la complejidad de las operaciones diarias, hacer un seguimiento de los pedidos y garantizar que lleguen a su destino.

Un mayor uso del análisis de datos permite operaciones más eficientes. Un sistema eficaz proporciona informes sobre la ubicación y el número de artículos y, a continuación, los coteja con los pedidos de los clientes para lograr la máxima rapidez y eficacia y mejorar el último tramo.

El uso de la IA también presenta grandes oportunidades para la gestión del tiempo mediante la predicción de cómo fluctúa la demanda de los clientes y la posterior optimización de la programación para que los almacenes no sufran cuellos de botella ni retrasos.

7) Seguimiento del inventario

El seguimiento optimizado y ultramoderno del inventario utiliza tecnologías avanzadas como la radiofrecuencia, que permite encontrar y seguir los artículos a grandes distancias en la última milla.

Este sistema es muy útil, ya que facilita el seguimiento de todos los artículos que salen del almacén hasta el momento de la entrega. El seguimiento del inventario basado en la nube permite a los nodos centrales gestionar varios almacenes de forma concertada con una eficiencia cada vez mayor.

El sistema adecuado también le permite proporcionar datos puntuales. Esto le alertará de posibles carencias en momentos de gran demanda, lo que puede ayudar a mejorar la fase de entrega del último tramo.

8) Embarque en el momento oportuno

Una opción para los almacenes es enviar los artículos en horarios no tradicionales para evitar los múltiples inconvenientes del tráfico en hora punta. Esto suele implicar turnos de noche, pero también puede incluir franjas horarias de reparto diurno fuera de horas punta.

Puede haber restricciones en las horas de reparto en determinadas zonas, por lo que no siempre será posible mejorar el reparto en la última milla trabajando de noche. Sin embargo, los almacenes aún pueden evitar los picos de tráfico y trabajar en torno a esos puntos.

Otra forma de mejorar la última milla es hacer que las mercancías salgan antes del almacén, aunque no puedan entregarse inmediatamente, ya que los vehículos de reparto podrían ahorrar tiempo evitando las horas punta de tráfico.

Ocho formas de mejorar la última milla

Serviap Logistics ofrece servicios de preparación de almacenes

En Serviap Logística ofrecemos diversos servicios para todo tipo de almacenes, como suministro e instalación de señalización, marcaje de suelos, estanterías y protección anticolisión.

También ofrecemos servicios de gestión de proyectos para supervisar todos los aspectos de la instalación, remodelación o reubicación de un almacén con el fin de mejorar la última milla.

Estamos presentes en México, Brasil y Estados Unidos, donde trabajamos con algunas de las empresas más grandes y conocidas del mundo, abarcando sectores como la automoción, el comercio electrónico y la venta al por mayor.

Dondequiera que trabajemos, estamos comprometidos con los más altos niveles de seguridad y garantizamos que todos los que trabajan con nosotros tienen las certificaciones más actualizadas relacionadas con su trabajo.

Póngase en contacto con nosotros hoy mismo para saber más sobre cómo podemos ayudarle con la configuración de su almacén o centro de distribución para mejorar la última milla.

Si le interesó este artículo sobre cómo mejorar la última milla, consulte más información.

Buena configuración del almacén y ayuda a mejorar la última milla

You might be interested in reading...

Share this article : 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en email

You may also like